Páginas

¿Sabes esa sensación cuando un chico mono te sonríe y te quedas como embobada y se te empieza a caer la baba? Pues eso es lo que me pasa a mí cuando veo una tienda, sólo que multiplicado por cien. (Confesiones de una compradora compulsiva)

lunes, 17 de febrero de 2014

De camino a la playa

Buenoa días chicas y chicos!
Empezamos la semana con fuerza y una colaboración muy especial.
Hoy Estrella y Alba nos presentan...





Mi hermana y yo tenemos muchas cosas en común: nos gusta la moda, la comida japonesa, ir al cine, leer un libro con una buena historia, la moda…

No, no. No me he equivocado… Lo repito dos veces porque, más que gustarnos, ¡es algo que nos apasiona! Estar al día de las últimas tendencias, probarnos ropa en el vestidor buscando el conjunto perfecto… ¡simplemente nos encanta! ¿Quién no puede dedicarle horas a hacer algo que le gusta?

Últimamente hemos sucumbido al movimiento DIY. Damos rienda suelta a nuestra imaginación dándole un nuevo toque a prendas sencillas: poner un bordado a un jersey o cambiarle los botones a esa chaqueta vieja que no había manera de colocarse.

Bueno, resumiendo, toda la historia de las chanclitas surge de esta ola de creatividad.

Todo empezó hace un par de veranos. Aunque en el momento no me hizo ni pizca de gracia, ahora tengo que dar las gracias a ese par de chanclas que un día se me rompieron… Yo las adoraba, eran negras con perlitas blancas, tan elegantes… Estábamos a finales de verano y ya no quedaban apenas modelos en las tiendas… Como sabéis, aquí en Málaga hace muy buen tiempo y podemos ir a la playa incluso en el mes de octubre. Bueno, ¡al final me tuve que comprar unas sosísimas! Me dije a mí misma… pero, ¿por qué voy a tener que conformarme con esto? ¡No puede ser! Así que cogí un par de lazos de colores y unos botones que no iba a utilizar. El resultado, ¡unas chanclas cuquísimas! Mi hermana no se quedó indiferente y claro, la niña quería un par “para vacilar en la piscina”. ¡Le preparé unas amarillas con un lazo azul marino de lunares blancos y flores que quedaron muy flamencas!

Muchas amigas nos preguntaban que dónde las habíamos comprado, a lo que respondíamos que en ningún sitio, simplemente las habíamos decorado nosotras. “Ah, pues ya sabéis” decían (os interpreto el mensaje por si no lo habéis pillado: “Ah, pues ya sabéis, ¡hacednos unas!”).

¡Entonces la bombillita se nos encendió! ¿Por qué no crear una línea divertida de chanclas?

Así es como emprendimos nuestro camino. A día de hoy, nosotras buscamos el material intentando que cada vez sea de mejor calidad; creamos los diseños y los manufacturamos; administramos nuestra página web y las redes sociales; y asistimos a eventos relacionados con la moda y con los nuevos diseñadores.



Estrella en la Feria de Diseño de Madrid (2013)

Nuestro objetivo y lo que más satisfacción nos produce es una clienta feliz con su producto, ya sea con los modelos que nosotras proponemos o con los que ellas nos sugieren. ¡Lo importante es que queden unos pies llamativos y llenos de color!




El lema que promovemos si quieres arrasar en la playa este 2014: “Kit de verano: tu bikini favorito, protector solar y tus Julia en la Orilla ❤”


Estrella y Alba (Julia en la Orilla)







Si tu también quieres formar parte de En tierra de Carmen y este pequeño proyecto y trabajar con nosotros, click aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario