Páginas

¿Sabes esa sensación cuando un chico mono te sonríe y te quedas como embobada y se te empieza a caer la baba? Pues eso es lo que me pasa a mí cuando veo una tienda, sólo que multiplicado por cien. (Confesiones de una compradora compulsiva)

lunes, 24 de febrero de 2014

Rebajas hasta el último minuto

Buenos días!
Creo que este ha sido el último fin de semana de estas rebajas. Ya os dije al principio de estas mis particulares trucos para aprovechar al máximo nuestras posibilidades. Si te lo perdiste, aquí lo tienes.
Y aquí va mi ultimo consejo.
Os doy mis cuatro mandamientos para vestir, cada vez que voy de rebajas, y en general, cada vez que salgo con el propósito de comprar.

· Llevar pocas prendas para no tardar nuestras típicas 15 horas en los probadores. Quitándonos y poniéndonos todo para probarnos solo una cosa.

· Nada de tacones. Para comprar, se va de plano. Vallamos de tiendas por la calle o a un centro comercial lo mejor es calzado plano y cómodo para poder caminar lo que haga falta.

· Pelo recogido. Para aprovechar nuestro poco tiempo para muchas cosas y poder centrarnos, no queremos que nada nos moleste y lo mejor es quitarnos el pelo de la cara.

· Por lo mismo, para que no moleste, llevo siempre que me es posible un bolso pequeño. Pero si sois de las que les resulta imposible y va guardándolo todo de todos, utiliza una bandolera, aunque sea más grande.










No hay comentarios:

Publicar un comentario